lunes, 25 de julio de 2016

Memorice.

Los neurocientíficos dicen que es bueno para la mente hacer el ejercicio de memorizar.
Que previene enfermedades como el Alzheimer o la demencia.
Que la memoria es un músculo...dicen.
Mi profe (estudio un curso de monitores de salud) -moderno él-,  lo expresa lindamente, “ejercicios cognitivos”.

Por años hemos memorizado pasajes de la Biblia para celebrar en Septiembre. Hacemos una fiesta de recitación, niños, jóvenes, adultos, todos participamos en un acto de honor y de premio recibimos eso, tener en nuestra mente el lenguaje del cielo.
Sin duda recordar pasajes de la Palabra de Dios es lejos mejor que el más glorioso de los poemas, y conste que la poesía es una de mis artes favoritas.

Mary me cuenta que desea trabajar con la carta primera del apóstol Pedro. El año pasado recitó completo el libro de Joel, sacó efusivos aplausos y una invitación a declamar en un Seminario Teológico.
Estupendo, le digo.
Yo sigo haciéndole empeño a Isaías 53.
Nos juntamos en algún  horario de domingo para animarnos y evaluar cómo nos va, qué tanto hemos avanzado. Mary tiene carita rara. Le pregunto si está apenada, si la puedo ayudar en algo.

-He tenido un sueño sorprendente-, me dice. Soñé con dos soldados que llegaban a mi puerta y me avisaban que estaban cuidando mi casa –prosigue-, y que debería leer Apocalipsis 13 y contarle a todas las personas lo que ahí dice. Cuando empecé a leer el capítulo sentí algo inexplicable, como si se hubiera encendido una gran luz en mi pieza. Así es que he cambiado, voy a aprenderme ese, concluye.

La miro, es extraño, mientras me habla su cara se va iluminando casi al borde de la blancura, como si alguien hubiera encendido sobre nosotras una gran ampolleta.
Soy escéptica a los sueños, pero ¿quién soy yo para poner en duda alguna indicación particular?
Todo es cuestión de fe.
Y Apocalipsis 13 es tan excelente como la carta del apóstol Pedro.



 --------------------------------------------------------------------------

 Pero ustedes, amados, 
recuerden de las palabras que antes han sido dichas 
por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo...

Carta de Judas 1:17

-------------------------------------------------------------------------- 


7 comentarios:

Susana M dijo...

Qué curioso. Un beso.

ojo humano dijo...

Querida Susana, ¿nunca has memorizado pasajes de la Biblia?
Es un lindo ejercicio. Te animo a hacerlo.

sonia dijo...

Quisiera volver a escuchar a Mary recitando parte de Las Escrituras, como si estuviera declamándo uno de los poemas más hermosos!!! Ojalá muchos la escuchen! me reconforto el alma y a ratos se me pararon los pelos!!! Dios bendiga su mente y su corazón.

Fernando dijo...

Admirable esfuerzo, Ojo Humano. Yo he intentado a veces memorizar algún pasaje, como el inicio de San Juan o el Sermón sobre el pan del cielo, y nunca lo logro. Espero que tengas constancia en el que has elegido, ya hace meses lo comentaste, lo busqué y vi que era bien importante.

Yo no creo -en general- en los sueños, pero en el Evangelio hay escenas en que la gente toma decisiones por lo que ha soñado. José y los Magos cambian sus planes porque creen que Dios les habla en sueños. Y un cristiano va a visitar al temible Pablo porque lo sueña, resultando que Pablo ha tenido un sueño extraño sobre un mantel que baja. Cito de memoria, así que a lo mejor cambio los personajes.

Leo la parte del Apocalipsis que soñó tu amiga. Desde luego, parece hecha para los tiempos actuales, con la Bestia dominando todo y llevando a la gente a la locura. Basta con oír las noticias para comprender que ese pasaje habla de nuestro tiempo.

ojo humano dijo...

Querida Sonia:
No estamos taaaaaaaaaaaaaan lejos. Agéndate y nos vemos.
Un abrazo a Matilda.

ojo humano dijo...

Estimado Fernando, no te digo que es fácil, pero el esfuerzo bien vale la pena. Hay técnicas que ayudan, es cuestión de decisión, tiempo y un empujoncito de las amigas.
Y por supuesto que el Espíritu ayuda. Aquí participan hasta los párvulos, versos de Salmos recitados a coro, en fin, es un tiempo bien lindo.

Fernando dijo...

Qué bonito.